I de Mª Stma. de la Victoria

I de Mª Stma. de la Victoria
”Por la Fe, Sara misma recibió vigor para ser madre aun fuera de la edad apropiada, y siendo estéril, porque tuvo por fiel al que se lo había prometido.”

19 de marzo de 2017

Sábado de Diablo Mudo

La noche se apresuraba precedida de una comida memorable junto a las hermanas de Las Hijas de Salfad. 
La cuarta subida al Calvario, como cada año, es acompañada en la mesa por antiguas costaleras del Señor de las Penas, llevando siempre el vínculo por el que casi todas las hermanas del cuartel hemos pasado.
Nuestro mesón adelantaba su horario de apertura y nuestras invitadas acudían a la cita un año más. Los primeros abrazos y reencuentros, tras un año de espera, se iban fundiendo, y los recuerdos y sentimientos comenzaban a emanar.
Nos encaminamos a dar comienzo a la primera parte de la noche, y con la inercia recibida de la gran convivencia celebrada, las cuarteleras se comenzaban a entonar. De forma especial nuestras hermanas Isabel y Cristina cantaban la cuartelera que nos regalaron Las Hijas de Salfad unas horas antes, y tras finalizar, su canto se hizo presente en la mesa.
La hora de tomar en orden descendente nuestras escaleras llegaba, e inmortalizando la estampa en la puerta de nuestro cuartel recorríamos cuesta Romero hasta llegar hasta la iglesia de nuestra titular.
Unos metros más arriba y precediendo la formación de Los Ataos, nos preparábamos para participar de las filas traseras de la banda de música, desfilando como cualquier otro sábado de Cuaresma.
Fueron unos minutos más tarde cuando a ritmo de pasodoble y sin parar el compás de los pies tomábamos rumbo a la cumbre del Calvario.
Allí, ubicándonos en nuestro punto referente, recibimos a familiares y amigos ofreciéndole una uvita como síntoma de fraternidad.
Poco antes de descender rumbo a la segunda parte de la noche, nos desplazamos a confraternizar con las hermanas de Las Hijas de Salfad, deseándoles una gran noche de Diablo Mudo.
Alrededor de las 00.30 horas regresábamos a nuestra casa-cuartel y el cálido consomé nos hacía embriagarnos de un aroma de noche cuaresmal. 
La hora de descolgar la cuarta pata de la Vieja Cuaresmera llegaba, y la presidenta tomaba lugar en el atril. Nuestra hermana honoró a la persona que recibiría esa noche la pata. María Esojo Rivas fue la encargada de dejar algo más coja, y acercar más nuestra Semana Mayor, siendo la merecida en la cuarta noche de Cuaresma.
Tras la lectura del Evangelio, tan sólo quedaba escuchar las palabras de nuestras invitadas.
En primer lugar María García, nueva invitada en la noche, nos comunicó su comodidad en la mesa y el gusto de haber podido compartir una noche tan especial. De igual manera Lola Gálvez y su hermana Gracia Gálvez representaron las palabras de gratitud de todas las invitadas costaleras, e hicieron entrega de un presente.
Por último Ana Carrillo cerró la noche manifestando su felicitación por el X Aniversario así como su gratificación por poder volver a compartir mesa con nosotras.







Un día enmarcado en nuestra historia

18 de marzo de 2017, día para enmarcar en la historia de Las Tribulaciones de Sara. Ese es el mayor resumen que se puede hacer del día de ayer. El cuarto sábado de romanos siempre es especial en nuestro calendario, pero este año además de ser celebración de nuestro X Diablo Mudo aconteció un acto muy esperado por todas nuestras hermanas, celebramos la I Comida de Hermanamiento con un cuartel, y siendo este, nuestro mayor referente, Las Hijas de Salfad.
El día se presentaba radiante, la mesa preparada y en torno a las 14.00 horas comenzaban a llegar  las hermanitas del II del Consuelo. Los nervios erizaban el vello pero tras una primera presentación y con una asistencia de la mitad de hermanas representando a ambos grupos nos dispusimos a comenzar la comida.
Fue nada más ascender nuestras escaleras cuando nos dirigimos a mostrarles los rincones de nuestra casa-cuartel y unos minutos más tarde la bendición de la mesa fue un hecho.
Nuestro bombo comenzaba a vibrar y tanto en manos de las hermanitas de Las Hijas de Salfad como de Las Tribulaciones de Sara sonaba para dar fondo a las cuarteleras y cánticos coreados que sonaban en nuestro salón. El sonido de aquellas voces se entonaba diferente a cualquier otro día, al unísono diecinueve mujeres hacían sonar la melodía de la Cuaresma.
Las intervenciones comenzaban y el protocolo dio comienzo a bonitas palabras por ambas presidentas. 
El paso de las horas hacía dar una comida aun más distendida, confortable y de vivencias para todas las mananteras que conformábamos la mesa. 
El vínculo estaba creado, y cada vez los lazos se iban tejiendo más y más estrechamente, es por ello que nos gustaría destacar un regalo especial y con el cariño encerrado en la primera cuartelera de nuestro grupo engendrado por las hermanas de Las Hijas de Salfad.

Por fe Sara recibió,
el vigor para ser madre,
Dios un hijo prometió,
el milagro se hizo carne,
y un cordero le ofreció.

El postre se acercaba y con ello los regalos preparados por ambos cuarteles se hacían entrega. El atardecer comenzaba a empujar y sin quererlo por todas las presentes era necesario levantar la mesa.
Tras nuestra foto tradicional con las invitadas nos dispusimos a fundirnos en abrazos de hermandad y distinguir el agradecimiento por el acto vivido.





14 de marzo de 2017

Sábado de Transfiguración

La noche del sábado se presentaba acontecida para algunas de las hermanas del cuartel de la exaltación de la ausencia. Este año la Asociación Manantera de Madrid escogió a nuestro cuartel hermano Los Martirios de Jesús como pregoneros de dicho acto.

Tres de nuestras hermanas pudieron disfrutar junto a sus familiares del Pregón que la Manantera de Madrid organizó en la iglesia de la Concepción, y tras ello de un almuerzo de Hermandad en el que existieron varios momentos muy emocionantes. Desde aquí dar la enhorabuena al grupo de hermanos que forman dicha corporación y aún más en este año por poder estrenar en nuestra Semana Santa sus tres figuras.


Y llegando las 21.00 horas, como viene siendo habitual, hermanas e invitadas se acercaban a esa pequeña placita del Dulce Nombre para dar comienzo a la noche. En esta ocasión fueron invitadas muy especiales, venideras desde pueblos cercanos a Puente Genil, pero que desconocían nuestra forma de vivir la Cuaresma, era por tanto una noche especial donde embriagar con nuestras vivencias al forastero.

La hora de comenzar llegaba y la bendición de la mesa dio comienzo a la velada. Invitábamos rápidamente a nuestras invitadas a abrir los libros de cuarteleras y cánticos y todas a una coreábamos como mejor sabíamos hacerlo.

Siendo las 22.30 horas nos desatábamos de las sillas y a ritmo aligerado tomábamos calle Aguilar para incorporarnos al desfile tras la banda de música de la Corporación Los Ataos, como viene siendo habitual.

La noche rumoreaba ambientada, y tras una visita al cuartel de las Cien Luces, para explicar a nuestras invitadas el sentido de éste, descendíamos entre la muchedumbre que en esa noche se agolpaba tan estrechamente.

El caldo llegaba y las gargantas de nuevo se preparaban para entonar las últimas cuarteleras en la noche, y el turno de palabra en el protocolo comenzaba a levantar a las participantes de la noche.

La presidenta tomó el atril para descolgar la tercera pata de la Vieja Cuaresmera, y en una noche especial, con invitadas especiales, no pudo ser de otra forma que quien tuviera el honor de arrebatarle la tercera fue una de nuestras fundadoras, Fátima Poyatos Borrego, quien después de varios años ausente de nuestro cuartel nos acompañaba en nuestra mesa. La emoción afloró y sus palabras quedaron enclavadas en nuestras paredes, como si no hubiera pasado el tiempo. Felicidades hermana, esta siempre será tu casa.

Tras la lectura del evangelio nuestra hermana Cristina Martín presentó a la siguiente invitada, Inmaculada Amador, hermana del grupo de picoruchos La Sagrada Alianza, formado íntegramente por jóvenes mujeres que impulsan la Mananta.

Inmaculada nos transfirió las palabras de gratitud de todas sus hermanas y las suyas propias por la invitación al cuartel, las cuales agradecimos y respondimos con reciprocidad.

Para finalizar las invitadas de nuestra hermana Cristina Martín salieron para agradecer la invitación al cuartel y expresar la comodidad y complicidad que habían sentido así como el buen hacer y comportamiento con el que había transcurrido la noche.

Sin lugar a duda un Sábado de Transfiguración para el recuerdo y con la espera de volver a ver a cada una de las que esa noche se sentó al lado de nuestras hermanas.



6 de marzo de 2017

Sábado de Tentaciones

No es un sábado cualquiera, es un sábado especial, nuestra segunda subida al Calvario siempre la hacemos en la mejor compañía. Tras un primer sábado vivido desde tierras foráneas a nuestro pueblo nos plantábamos en un segundo sábado para memorar.
Y es que, como bien hemos repetido más de una y dos veces, este año es un año para conmemorar, de celebración, para todas las hermanas de este cuartel, y para todas las personas que nos rodean.

Pero sin lugar a duda este año hemos recibido el mejor de los regalos. Casi tan sólo entrando de puntillas en el 2017 y con los preparativos para diversos eventos que tenemos planteados como celebración del X Aniversario, llegaba de la forma más esperada que hay el hermoso regalo de este año.

Nuestra hermana Macarena García daba a luz a un precioso hijo tan sólo unos días antes de empezar la Cuaresma. Y es por ello, que nada es casualidad, llegamos a la segunda subida de romanos de la mano de esa hermosa criatura, fruto del amor fraternal entre nuestra hermana y nuestro hermano José Ángel Carmona, dos personas que en esta Cuaresma y Semana Santa verán el sentido del cristianismo con una bella sonrisa. Ambos, personas muy implicadas en sus cuarteles y hermandades seguirán activamente esta Mananta 2017, y desde estas líneas queremos brindarle todas las hermanas de Las Tribulaciones de Sara el mayor elogio por habernos hecho partícipes del nacimiento de esta joven promesa manantera. Enhorabuena, y gracias por darnos el mayor regalo que puede tener este Aniversario.

Y como no podía ser de otra manera, era sábado de madres, la mesa relucía espeluznante y las protagonistas se sentían como en casa. Formaban parte de todas las hermanas de este cuartel, corearon y pedían golpe de tambor ronco para comenzar cuarteleras, y brindaban y exaltaban los famosos cánticos como una más de nosotras.
Llegando la hora de la cena nuestra presidenta brindó unas palabras por la bienvenida de nuestra Cuaresma, ahora sí en nuestra santa casa, y aplaudió el comportamiento y empuje que todas nuestras madres aportan cada día al cuartel.

Sin lugar a duda no podía ser de otra manera, la pata de esta segunda noche tenía un nombre claro, y es que era el día de las madres, era su día, fue entonces cuando descolgándose la segunda pata se entregó a la hermana Macarena García, primera mujer de Las Tribulaciones de Sara en ser madre y una hermanita ejemplar para todas.
Felicidades de nuevo hermana, tu cuartel te espera con las puertas abiertas.

Sábado de Carnaval

Por fin ha llegado, todas la estábamos esperando. Ya estamos en Cuaresma, tan sólo unos días despues del pregón del Jueves Lardero y las puertas de los cuarteles se abren para recibir un nuevo año, pero en nuestro caso, no un año cualquiera, es nuestro décimo año, son diez Cuaresmas vividas, y esperando nuestra décima Semana Mayor.

Nuestro primer sábado se vivió en tierras foráneas a nuestro cuartel, ya que nuestras hermanitas se trasladaron a la ciudad de Cádiz para vivir un Sábado de Carnaval, como su propio nombre indica.
Hemos de decir que la tradición no podía cambiar aunque nos ausentáramos de nuestra santa casa, y para que así fuera, nos llevamos a la abuela del cuartel con nosotras, la Vieja Cuaresmera.

Como cada primer sábado las hermanas vivimos un momento de unión, de acogida, de fraternidad y de hermandad entre nosotras, y así fue en nuestro viaje. 
Por supuesto en esa noche hubieron cuarteleras, y cánticos y hasta desfile a ritmo de pasodobles. 
En el momento en que llegó la noche la presidenta, con unas palabras preparadas, deleitó a la hermana que esa primera noche desprendería la pata de la vieja.
Fue entonces cuando nuestra hermanita Alicia Cosano se emocionó al saber que ella era quien tuviera el honor de dejar algo coja a la abuela del cuartel.

Como siempre desde estas líneas dar la enhorabuena por el trabajo de todo el año a nuestra hermana y agradecer el acogimiento que nos brindó en su segunda tierra.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Este Blog fue publicado el Día 28 de Marzo, Domingo de Ramos, del 2010
© 2009 - Las Tribulaciones de Sara | Free Blogger Template designed by Choen

Home | Top